10 de febrero de 2014

no siempre hace falta un título

Puedo escribir de todo, y de nada, puedo contar de viajes, cosechas, lugares hermosos, grandes compañías, y hazañas, de cerezas también, miles de cerezas, tendrá algún sentido contar cuantas se pueden descarozar en una hora? Las cerezas me tienen limada, cada persona que viene a mi casa se va con una bolsita de cerezas, el postre del verano es una taza de cerezas descarozadas, una cucharada de dulce de leche derretido y una cucharada de queso crema, increíblemente rico.

Tito se vuelve loco con las cerezas, hasta ahora mi perro gourmet se la pasó comiendo frambuesas que estaban a su alcance, pero algunas cerezas ya se van cayendo, así que él se la pasa patrullando el jardín y comiendo cerezas, aparentemente por los regalitos que deja después, esto es todo el tiempo, y si no le hizo mal hasta ahora ya no creo que le haga.

Esta es su famosa mirada de "por favor", hoy a la tarde estaba la puerta de la cocina abierta, cuando no estaba entraba y se sentaba con esa carita de por favor dejame quedarme que estoy tan bien acá!

Y podría sseguir divagando horas, pero mejor termino de armar las mochilas de los chicos que mañana se van de campamento!