7 de noviembre de 2013

Calurosa tarde de noviembre

Una tarde de esta semana hizo bastante calor (calor relativo, no se olviden que vivimos en Bariloche) y los nenes habían invitado amigos, tarde descubrí que no había nada para merendar, ni pan, galletitas, torta, nada de nada, gracias al calor se fueron a jugar afuera, y me quedé en la cocina mirando la alacena, porque además una amiguita celíaca, así que no estaba fácil la cosa.




Hice la torta súper esponjosa, que lleva:

60 gr harina de arroz
60 gr fécula de maíz
140 gr azúcar
2 cditas al ras de polvo de hornear
1 pizca de sal
5 cdas de aceite de maíz
7 cdas de agua fría
3 huevos
1 cdita de extracto de vainilla
ralladura de 1 limón
1/2 cdita de cremor tártaro

- Tamizar: harina de arroz, fécula de maiz, polvo de hornear y pizca de sal, agregar el azúcar, hacer pocito y poner el aceite, el agua, las yemas de huevo de a una, el extracto de vainilla y por último la ralladura de limón.
- Batir las claras de huevo con el cremor tártaro hasta que estén bien firmes
- Agregar las claras a lo anterior, en 3 partes, y de manera envolvente.
- Cocinar en horno medio 40-50 minutos
- El molde que uso siempre para esta tortita tiene 16cm de diámetro, y 10 de alto, sale súper alta y esponjosa.

Para tener en cuenta: la foto la saqué con 5 niños alrededor, preguntando cuando se terminaba de enfriar y tratando de pellizcarla, así que no hay fotos de paso a paso, ni de costado, tampoco de lo esponjosa que queda, pero cualquier cosa me preguntan, la hice varias veces hasta que me salió perfecta, la primera vez la metí en el horno en la rejilla de más arriba, subió tanto que se pegó en el techo del horno, cuando lo abrí para ver qué pasaba se desinfló toda! Otra vez intercambié la cantidad de aceite con agua, y quedó muy seca, y otra vez tenía que poner de todo el doble, porque era para llevar a un té, y la pensaba rellenar y qué se yo, pero de algunas cosas puse el doble y de otras no, así que salió un engendro espantoso, que ni gusto a rico tenía! Superados estos intentos ya la hice unas cuantas veces más que viene saliendo perfecta, en lugar de ralladura de limón una vez le puse mandarina, en lugar de agua esa vez le puse una mandarina licuada, y salió increíble. Otra vez hice lo mismo con una naranja, pero siempre respetando las cantidades.

Espero que se animen a probarla!