5 de diciembre de 2008

A dormir

Anoche hijo no se dormía más, seguía dando vueltas y vueltas, se levantó a tomar agua e ir al baño varias veces. Fui a hablar con él para que me cuente si le pasaba algo, le pregunté si quería me quedaba con él hasta que se durmiera, al principio no paraba de revolverse, pero me dijo que no le pasaba nada, que solo no se podía dormir, después de un rato me dijo que estaba feliz de que lo protegiera, y se quedó dormido.